ROL TWILIGHT

Podemos detener esos momentos pero no podemos parar el inevitable Crepusculo el final de cada dia

Conectarse

Recuperar mi contraseña



¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 10 el Lun Ago 16, 2010 4:16 pm.
Últimos temas
» Volturis
Miér Dic 29, 2010 10:44 am por Paula Cullen

» Mi linda Habitación.-
Mar Dic 28, 2010 8:26 pm por Paula Cullen

» Los Cullen
Sáb Nov 06, 2010 4:33 pm por Renesme Cullen

» Nueva profesora de historia ( LIBRE)
Dom Oct 31, 2010 8:24 pm por Edward Cullen

» Vampire Diaries rol
Lun Oct 11, 2010 5:33 pm por Renesme Cullen

» Como Afiliarnos (Lee aqui ántes de tu pedido)
Sáb Oct 02, 2010 3:32 pm por Paula Cullen

» andando por ahi[libre]
Miér Sep 29, 2010 3:49 am por Rosalie Hale Cullen

» Sugerencia,Quejas o Dudas
Miér Sep 22, 2010 10:19 pm por Edward Cullen

» El castigo
Mar Sep 21, 2010 10:15 pm por Aro

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Copyright

No estás conectado. Conéctate o registrate

Que nos detiene Jacob y Renesme

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 Que nos detiene Jacob y Renesme el Sáb Sep 11, 2010 9:50 pm

Pareja: Jacob y Renesmeé o Jake y Nessie

Prólogo:
Después de que Nessie, estuviera a salvo...me sentí muy feliz.... y sabía que mientras existiera, yo, estaría imprimado a ella.


Capitulo I: Recordando. (Jacob)
Me desperté temprano y de inmediato me puse a envolver su regalo – Hoy es el cumpleaños de Nessie – le dije a mi reflejo, frente al espejo – ¡Guaauu! – exclame, no podía pensar que hace exactamente 7 años, yo la odiaba, por que creía que me quitaría a mi mejor amiga, Bells.
Cuando el regalo estuvo listo, lo deje sobre mi cama y me senté al lado, el reloj indicaba 7 AM. Así que cerré los ojos y me puse a recordar como habían sido estos últimos años a su lado.
Desde que los lideres sanguijuela, habían venido a Forks, a matar a la hija de Edward y Bells, yo no me volví a separar de su lado. Cuando Ed, me lo permitía los acompañaba a los 3 a cazar. Las cosas entre nosotros habían mejorado mucho, pero eso no significaba que él estuviera feliz con tenerme 5 horas al día, los 7 días de la semana, en su casa, con Bella... y Nessie.
A los 2 años, Renesmeé, tenia la mente de una niña de 10 y el cuerpo de una de 7 años, seguía siendo la bebe del hogar Cullen, todos la mimaban y consentían. Yo ese año termine la preparatoria, sin saber bien que hacer con mi vida, en ese momento, tenia 20 años.
Ella, generalmente, se iba después de navidad a alejarse del invierno, con el resto de la familia al Amazonas, en Sudamérica. Durante un mes, me sentía fatal por su ausencia, pero cuando regresaban, Nessie, pedía que se me avisara de inmediato para esperarla en casa o si el deseo era mayor, me dirigía hasta el auto donde viajaba y corría a su lado.
A los 5 años, Bells y Ed, me permitieron salir a cazar "solo" con Renesmeé por primera vez, aunque podía notar, mientras comíamos que desde los árboles siempre éramos espiados por alguien, ya fuera Edward o Bella. El cuerpo de Nessie representaba 14 años y su mente era la de una chica de 16 años.
De tanto recordar cosas, me dormí y solo me desperté cuando oí a Leah Clearwater perseguir a si hermano alrededor de mi casa, con gran alboroto. Me acerque a la ventana para gruñirles por el escándalo, cuando vi la hora, eran las 11:20 AM. Me enfurecí conmigo mismo, por dormir tanto tiempo.
Tome el regalo y corrí hacia la puerta de la casa, mientras me desabrochaba el pantalón. Me detuve, me los quite, los amarre y entre en fase mientras me dirigía rápidamente a la residencia Cullen.
Corrí con todas mis fuerzas, para llegar lo más pronto posible a mi pequeña Nessie.
Cuando estaba a punto de llegar, oí una excitante melodía, que provenía de la casa a la que ansiaba llegar con fervor.
Sin poder resistirme más, lancé un aullido muy agudo...




Capitulo II: ¡Oh... porque tiene que ser tan dulce y tan, tan... (Suspiro)... sexy! (Nessie)

Lo primero que vi esa mañana fueron los rostros sonrientes de mi familia, todos estaban dentro de mi habitación, esperando a que despertara.
Mi mamá y mi papá me abrazaron y me felicitaron. Aun en pijama, pasamos a la sala de cabaña, donde me entregaron, mis regalos, primero vino Carlisle y Esme:
- Nessie, este es nuestro regalo – dice Carlisle, señalando a una caja sobre la mesa, un sentimiento de impaciencia me embargo, me dirigí rápidamente a abrirlo, quite la cinta y comprobé que era una gran colección de libros, me emocione mucho y corrí a abrazar a Carlisle y Esme.
Muchas gracias – les dije.
Ya basta es nuestro turno – Dijo Alice, con su vocecita de duende, mientras tomaba a Jasper de una mano y a mi de la otra, me llevó a mi ropero y me dijo: "Este regalo es de Jasper y mío, renovamos toda tu ropa".
Espero que te guste – dijo Jasper sonriéndome.
Abrí la puerta y por primera vez estaba repleto... de ropa. Alice había, regalado toda mi ropa y había puesto nueva, unas traídas directamente desde Europa.
Yo lance un gran grito de felicidad y abracé a Jasper, le besé la mejilla y luego hice lo mismo con Alice.
Después de eso me fui a duchar me lave el pelo, me lo cepille y vi la hora, las 11:00 AM. Me puse uno de los nuevos vestidos de Alice, que era liviano y suelto, tenia unas rosas lilas en un fondo verde agua. Me llegaba 1 mano y media arriba de la rodilla, para combinarlo me puse unas sandalias negras con flores.
Al llegar a la sala solo, estaba mi mamá y me dijo "Nessie, nos esperan en la mansión vamos" – me dijo con su voz dulce. Ambas corrimos hasta el rió, saltamos y entramos en la mansión.
Rosalie y Emmett, me esperaban en el sofá.
Nos toca – dijo Emmett con un tono gracioso. Rose se acerco al estante del comedor y sacó una caja larga. Mi papá comenzó a reírse, me di cuenta que sabia cual era mi presente. Rosalie lo miro con odio en su expresión y no pude evitar sonreír, cuando ante la mirada de Rose, papá se puso serio.
Corrí hasta Emmett y me dieron mi regalo, lo abrí con agilidad y me sentí sin palabras, al darme cuenta que era un violín. Sin dudarlo, comencé a tocar y todos se silenciaron para oírme. Me detuve 30 segundos solamente para abrazar y agradecer a Rose y Emmett, quien me elevo y me hizo girar con sus brazos.
Un aullido muy agudo cortó nuestras risas, papá estaba muy pendiente, lo miré con ansiedad, el me sonrió y me dijo: Jacob... apenas pronuncio esas palabras, corrí hasta la puerta, la abrí y me detuve ahí... Escuche el crujir de una rama y luego el silencio, sin poder contenerme dije: ¿Jake?... una voz infantil y encantadora me respondió: si...solo dame 30 seg. Para...ponerme el pantalón.
Ansiosa conté en mi mente: 20... 8, 7, 6, 5, 4, oí la risa de papá y supe que leía mis pensamientos, pero no me importo... 1, 0... – dije este ultimo numero en voz alta y salte hacia el árbol donde creía estaba mi licántropo, al mismo tiempo que se mostraba, dándome una gran sonrisa... no pude evitarlo, aunque de haber podido me hubiera ignorado yo misma, caí exactamente sobre él y quedé ahí inmóvil, sintiendo el calor de su cuerpo y su acelerado corazón sobre el mío. En ese momento solo pensaba en sus ojos perdidos en mi mirada. Ambos sonreímos al darnos cuenta en la posición en la que habíamos quedado, aunque era común en nosotros, el juego del escondite y derribarnos en el transcurso del mismo...
Sentí la tos de papá a mi espalda y la risa del resto de los Cullen.
Con todo el cuidado que pude, me levante y le dije: Hola... Jake – mientras mis ojos se deslumbraban al ver su torso desnudo, sus pectorales bien definidos y sus bíceps muy fornidos... – Hola Nessie – le oí articular – feliz cumpleaños – me dijo esbozando una gran sonrisa.
Trate de controlar mis pensamientos, ya que detrás mió estaban ansioso por conocer lo que pasa por mi cabeza.
Jacob, se agacho, tomó un pequeño presente que había caído al suelo y me lo entregó. Lo recibí, el contacto con sus dedos. Me hizo sentir relajada. Rompí el papel encontrándome con un pequeño cofrecito dorado, lo abrí cuidadosamente y se me escapo un suspiro, cuando los pendientes de su interior. Un par de largas lunas hechas con amatistas y con bordes de plata, era el diseño y los constituyentes de su regalo.
Me acerque a el, aun sin respirar y nos abrazamos con tanta intensidad que no pude renegar mas este pensamientos "¡oh... porque tiene que ser tan dulce y tan, tan... (Suspiro)...sexy!
Gracias – murmure.
De nada – Exclamo.
Cuando me volteé, me di cuenta de que solo quedaba mamá, estaba con una leve sonrisa en el rostro, invitándonos a pasar.
Sentí una mano caliente que tomaba la mía y a la cual entrelace los dedos tan fuertes, que sentí incrustarse en mi piel el anillo de compromiso Quileute, que llevaba desde el primer mes de vida…




Capitulo III: ¿Cómo puede ser que sienta esto?
(Jacob)

Nessie se me acerco con una mirada emocionada, yo la abrace, nuestros cuerpos quedaron muy juntos y ella me aprisiono con fuerza y yo la imite.
Gracias – me dijo.
De nada – me esforcé en decir.
Bells nos observaba, sola, desde el pórtico y nos invitaba a pasar. Lentamente, tome la mano de Renesmeé y la apreté, caminamos junto hasta mi mejor amiga, para luego entrar en la sala, donde todos murmuraban cosas. Estaba tan pendiente de Nessie, que no oí todos los comentarios que se formulaban en la sala de estar.
La más pequeña de los Cullen, levanto la cabeza y los miró a todos, con expresión de que no quería ser el centro de atención, me reí, eso lo había heredado seguro de Bella.
¿Podemos ver tu último regalo? – Dijo Alice, mirando fijamente la mano de mi chiquita.
Claro – respondió ella, al momento que yo la soltaba, caminó hasta Alice, quien ya era acompañada por la rubita.
Saco los pendientes del cofre, al tiempo que su madre y la esposa del doctor se acercaban a mirar.
Son bellísimos – dijo Alice.
Ahora si que te luciste, perro – me dijo fríamente la rubita.
¡Pruébatelos! – le dijo Bella, mientras la llevaba frente al espejo del comedor.
Siéntate – me dijo el doctor, señalando un sillón libre. – tu eres parte de nuestra familia.
Me senté, me sentía confundido, siempre había sido bien recibido en la familia Cullen, pero no pensé que me contabilizaran como uno de ellos.
Todos exclamaron. Dirigí mi vista hacia la reunión de los Cullen. Ellas rodeaban a Nessie y le decían lo bien que se veía.
Definitivamente el amatista es tu color – dijo Bells.
Esos pendientes son Quileutes ¿verdad? – me pregunto Esme.
Si,... lo son... – le respondí algo descolocado por la pregunta, estaba concentrado en mis pensamientos.
Edward habló – hija, ven, quiero verte – al momento Nessie estaba a su lado con una gran sonrisa en la cara.
Le habían gustado, lo que me puso muy feliz.
Bella – dijeron Emmett y Jasper a la vez. Carlisle solo sonrío.
Sus ojos se encontraron con los míos, se veía hermosa, las lunas brillaban con el reflejo del sol, dando la ilusión de que mi niña resplandecía.
Gracias – repitió. Asentí con la cabeza.
Ed, se levanto y dijo: "por lo que veo Bells, somos los últimos en entregar nuestro presente".
Él y Bella, se tomaron de la mano y caminaron hasta el garaje. Todos los seguíamos, pasamos entre todos los autos de la familia, el Porche de Alice, el Volvo plateado de Edward, el Ferrari de Bells, hasta llegar a uno que estaba cubierto con una manta blanca. Renesmeé, fue abrazada por su mamá quien le dijo: "descúbrelo". Quito la manta y dio un grito muy agudo, estaba feliz.
Gracias, gracias, gracias – era todo lo que decía, mientras abrazaba a sus padres. – es precioso y el color.... es perfecto...
El auto era un BMW convertible, de color amatista.
Nosotros elegimos el modelo – dijo Ed- , pero el color fue idea de Jake. – ambos me dedicaron una sonrisa. Nessie se subió con Ed y Bells, para ir a dar una vuelta.
Entre en la casa con el resto de los Cullen y me puse a ordenar el recibidor, ya que debíamos transformarlo en el salón de baile.
30 minutos más tarde regresaron. Alice hizo sonar la música y Edward inauguró el baile con su hija. Ambos parecían estar flotando, en vez de bailar, se veían muy elegantes.
Estaba ansioso de que terminaran de bailar y poder hacerlo yo, con Nessie, mientras comencé a hablar con Bells.
Edward debe haberme oído pues, se nos acercaron y Nessie le dijo a su mamá: ¿cambiamos? – con una sonrisa de suplica. – Claro – le respondió, tomando la mano de su esposo. Las demás parejas también se pusieron a bailar.
Tome su mano y apegamos nuestros cuerpos para bailar.
No soy muy bueno en esto – le confesé – no importa... – me dijo, rozo mi rostro con su mano, mostrándome lo que pensaba: era ella en sus clases de danza, que había tomado hace 3 años. - ¿tu me guiaras? – Pregunte – si- me respondió.
Bailamos por todo el salón, hasta que ella volvió a tocar mi rostro para formularme una pregunta: eran los pendientes, yo estaba acostumbrado a que me hablara de su poder.
Son Quileutes – dije serenamente – pertenecieron a mi madre... – ella me miro con dulzura y mi corazón latió más arrítmicamente de lo normal en mi – quería que se los diera a la mujer, objeto de mi imprimación.- se ruborizo, la bese en la mejilla, sin poder contenerme


_________________

Todo dentro de mi se deshizo mientras miraba la cara de la mitad vampiro - Mitad humano.
Todas las lineas que me manteníam con vida fueron dividias. Todo lo deapareció por un segundo.
Un nuevo cordel me mantuvo justo donde estaba "Renesme"
Ver perfil de usuario

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.